Cómo superar una gran angustia (Reflexiones de Semana Santa)

 

Cómo superar una gran angustia

(Reflexiones de Semana Santa)

Por Sharon M Koenig

Cuántas veces nos hemos sentido abandonados por Dios; la noche y la sombra parecen arroparnos sin piedad, tenemos sed y la vida nos da vinagre en su lugar.

En esta vida transitoria donde todo termina, es posible que nos encontremos con situaciones inevitables; momentos de pérdida, muerte, miedo y dolor donde la duda nos invadirá.

Jesús también dudó: “Padre ¿por qué me has abandonado?” 

Jesús al igual que tú , también sintió gran angustia y tristeza al verse frente a su inevitable destino : “Mi alma siente gran angustia de muerte .”

Su respuesta fue seguir orando mientras los otros dormían. Existen ocasiones en que puedes salvarte de una lección y otras en que es necesario pasar por el reto, por un orden o para un bien mayor que no conocemos; ya sea una enfermedad o la misma muerte.  Inclusive Jesús en su humanidad pidió salvarse de su destino, pero estaba escrito para él :

Padre mío, si es posible no me hagas beber de este cáliz….”

Pero una vez más elevó su conciencia y recordó  (he aquí la lección y las palabras más poderosas que siempre elevarán tu conciencia y traerán paz y sosiego en cualquier situación);

 Jesús continuó y dijo :

“…pero que no se haga mi voluntad sino la tuya

Existe un gran plan inteligente que trabaja en armonía con otros planes, que no conocemos y que es mayor que nosotros, y es que a veces hasta para el mismo Dios, es necesario sacrificar a un hijo suyo , para salvar a toda la humanidad.

Nunca olvidar que todos somos hijos de Dios y que lo importante es que todo lo que sucede en este mundo, no importa como luzca, siempre trasciende a un bien mayor en la eternidad que es realmente nuestro verdadero hogar .

Es posible tener paz en la peor situación, igual que es posible sentir ansiedad en la mejor situación, así vemos enfermos que están en paz pero personas con todas las ventajas que viven en angustia,  la diferencia es la paz interior que llega por nuestra conexión voluntaria por medio de la oración, junto a la aceptación de una fuerza mayor que nosotros que conoce nuestro destino.

No siempre podemos elegir el resultado de la oración, a veces el milagro es que no ocurra el milagro; pero siempre podemos elegir la paz al aceptar la Voluntad más alta de Dios para nosotros. Ésta es la clave para sanar la angustia en cualquier situación y para sentir paz inclusive en medio de la peor tormenta.


Por Sharon M Koenig

.losciclosdelalma.com 

Escribe lo que piensas

*


*